Hoy se conmemora en Colombia el dí

La CCEEU también pone el acento en que con las reformas a la justicia que se están proponiendo en Colombia, la desaparición forzada, a pesar de ser contemplada como crimen de lesa humanidad por la legislación internacional, pueda ser investigada y juzgada por la justicia penal militar. Insiste en que “el Gobierno debe asegurar, que las medidas legislativas que tome para facilitar un escenario de negociación de paz, no sacrifiquen los derechos de las víctimas”.

Oidhaco reconoce el avance de Colombia por la reciente ratificación y entrada en vigor de la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra la desaparición forzada, pero, al igual que la ONU, las ONGs colombianas, y organizaciones internacionales como Amnistía Internacional, le pide al gobierno colombiano aceptar la competencia adicional del Comité contemplado en el artículo 31 de la Convención. Sin el reconocimiento de esta competencia el Comité no puede admitir ningún caso relativo a un Estado Parte que no las haya formulado. “La UE, que mantiene relaciones estrechas con Colombia, en solidaridad con los miles de víctimas de desaparición forzada, podría pedirle al presidente Santos que Colombia acepte la competencia del Comité”, solicita el portavoz de Oidhaco.

Nuestra organización quiere hacer un llamado a la justicia colombiana para que además de investigar con todo el rigor la desaparición forzada, tenga en cuenta a las más de 4.000 mujeres desaparecidas que por su condición femenina, además de la desaparición, pudieron haber sido víctimas de abusos y violencias sexuales. “Nos solidarizamos con la concentración que las organizaciones de personas desparecidas realizarán mañana frente a la Fiscalía colombiana con el fin de denunciar la poca visibilidad que tienen las mujeres desparecidas en Colombia que con seguridad fueron desparecidas por su actividad en defensa de los derechos humanos, sindicales, indígenas o campesinos.  Hace más de 30 años despareció Omaira Montoya, activista política; 25 hace que miembros de la fuerza pública desaparecieron, torturaron, al parecer violaron, y además asesinaron a Nydia Erika Bautista; hace año y medio se encuentra desaparecida Sandra Viviana Cuéllar, reconocida ambientalista: ni Omaira ni Nydia Erika ni Sandra Viviana han encontrado justicia, tampoco las otras 4.000 desparecidas”, concluye Vincent Vallies.

Fuente.