over 50 social icons module

Diálogos en Habana: Por una paz sin desaparecidos!

La Fundación apoya el proceso de paz y aboga por un Acuerdo humanitario y de justicia que permita encontrar a los desaparecidos.

Ver el posicionamiento de la Fundación con las organizaciones de Derechos Humanos

 

La voz de los familiares

Andrea Torres

Andrea Torres habla de la lucha contra la impunidad. Ella sabe: es abogada litigante.

"Si miramos veinte años atrás y miramos ahora, sí son muchos los avances, pero creo que es más el resultado de la lucha de los propios familiares de las víctimas, que hasta leyes hemos conseguido".

Entrevista con Andrea Torres.

Lo que dice el Estado

Foto: El Espectador

Otro paso por la paz:Acuerdo sobre desaparecidos garantiza a víctimas cumplimiento de derechos a verdad, justicia, reparación .

Leer más...

En un breve reporte titulado: "SITUACION ACTU Cuatro mujeres jovencitas hacen parte de las víctimas de desapariciones forzadas durante el período reportado por el Banco de Datos, casos que incluyeron actos de extrema violencia contra la mujer. dos mujeres jovencitas fueron desaparecidas y se desconoce su suerte y su paradero y una más de 16 años fue ejecutada sumariamente y exhibido su cuerpo “atada a un poste toda la noche” tras su muerte por grupos paramilitares “para que aprendan a no ser novias de guerrilleros” como mensaje a la población en general y a las mujeres en particular.

Los autores de las desapariciones forzadas según los casos reportados son el ejército, los grupos paramilitares (AUC y Aguilas Negras) solos o en combinación con ellos y en un caso unidades del CTI. En varios de los casos las víctimas fueron presentados por autoridades como “guerrilleros dados de baja en combate” vestidos de camuflado a pesar de la existencia de denuncias previas de los familiares por su desaparición vestidos de civil. No son de conocimiento de la opinión pública las acciones de las autoridades sobre los autores de esos hechos recientes ocurridos durante en menos de un año.

En cuanto a las estadísticas, hay un consenso en la consideración de que nadie conoce cuantos desaparecidos forzadamente hay en Colombia por ausencia de registros oportunos oficiales, porque hay un subregistro de estos crímenes y porque en todo el territorio nacional desde hace algunos años la gente calla, ya no denuncia por miedo, por inseguridad, por los riesgos que les ha acarreado la impunidad de las denuncias judiciales para su vida e integridad y la de los testigos y por la falta de garantías para acceder a la justicia para los afectados.

Las desapariciones forzadas siguen ocurriendo actualmente en forma persistente en Colombia contra la población civil y sectores sociales claramente determinados, sin que se registre una baja considerable en el número de casos que anualmente registran los organismos de derechos humanos que oscila entre 90 y 150 y que en total se cuentan entre 5.000 y 15.000 casos o más según distintas fuentes.

El subregistro del número de víctimas unido a la excavación masiva de decenas de fosas comunes e individuales ha prendido una alerta sobre la situación de la población N.N. (sin identificar) y la incapacidad del Estado para almacenar y tramitar la identidad de cientos de personas y el registro de cientos de fosas adecuadamente con base en los estándares internacionales particularmente los Protocolos de Estambul y Minesotta, dado que como base no existe un universo determinado de víctimas como base oficial para contrastar los restos encontrados.

En abril de 2008 en su último Informe la Oficina del Alto Comisionado de la ONU en Colombia precisamente destacó que:

“30. Urge reorientar los procesos de exhumaciones de manera que sea posible identificar adecuadamente un mayor número de cuerpos. Ello solamente será factible si se redoblan los esfuerzos para facilitar la participación de los familiares de las víctimas en los procesos de investigación de acuerdo con los estándares internacionales en la materia.” Expertos forenses nacionales e internacionales ya han presentado esta recomendación a las autoridades. (Documento A/HRC/7/39, Consejo de Derechos Humanos. Informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la situación de los derechos humanos en Colombia, febrero 2008).

Aunque se vienen realizando ingentes gestiones para obtener el derecho a participar en las exhumaciones, como la regla general y no como la excepción, por parte de familias de los desaparecidos y organismos de derechos que los acompañan, en cuyo caso en algunas diligencias y regiones les ha sido posible participar directamente y a través de experticios técnicos de su elección (Santa Marta y Casanare), estos casos son una minoría, siendo la regla general de las autoridades judiciales especialmente de la Unidad de Justicia y Paz la no promoción de la participación de las familias víctimas en las diligencias de exhumación o identificación.

En este marco, es claro que es necesario establecer mecanismos de garantía de protección de los restos N.N. en las actuales circunstancias y dado que los procesos judiciales de la Ley de Justicia y Paz siguen su curso sin importar que van dejando centenares de personas sin identificar. La gravedad de la situación fue expuesta claramente en el último Informe Anual de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos sobre Colombia:

“29. Las declaraciones de los líderes paramilitares desmovilizados habían revelado, al cierre del presente informe, la ubicación de 1.009 fosas clandestinas en sus respectivas zonas de control o influencia. Esto ha permitido la recuperación de los restos de 1.196 víctimas, la mayoría de las cuales no ha sido identificada (440 víctimas fueron identificadas de manera preliminar y 118 cuerpos plenamente identificados fueron entregados a sus familiares)”. (Idem, el resaltado es nuestro).

Las falencias del Estado en la identificación de las víctimas y respecto de la participación de las familias en las exhumaciones son muchas, y reflejan grandes deficiencias que llevan a la conclusión de que no existe una política oficial establecida que proteja esos derechos de las víctimas, como se refleja en varias regiones en casos de familias afiliadas a Familiares Colombia.

(Continúa una descripción detallada de 15 casos en Santa Marta, Casanare y Cauca, que aquí se omite por razones de seguridad).

Centro de Documentación

DescargarPublicaciones, informes nacionales e internacionales, legislación y mucho más.

Nuestra última publicación:

Informe de Mujeres CubiertaIr al área de descargas

Alianzas

cceeuu
 
 MESA DE TRABAJO SOBRE DESAPARICIONES FORZADAS

Miembros

450 familiares de víctimas de desaparición forzada, de Casanare, Meta, Putumayo, Cauca, Valle y Bogotá. 

Donantes

La Fundación recibe apoyo de las siguientes agencias:

FOS         

 Verein für Menschenrechte Nydia Erika Bautista.

 

JSN Epic template designed by JoomlaShine.com