"La Coordinaci&oac

Los elementos hurtados contenían información sobre el proceso judicial y disciplinario que se adelanta por la desaparición, tortura y ejecución de Nydia Erika Bautista, madre de Erick. 


Estos hechos son la continuación de una larga cadena de ataques, intimidaciones, seguimientos y vigilancia con carros sin placas a la sede y a los integrantes de la Fundación Nydia Erika Bautista, que, a pesar de haber sido
reiteradamente denunciados, han sido archivados por parte de la Fiscalía, no obstante que la propia Fundación ha aportado pruebas fotográficas y documentales sobre los atacantes. Esta agresión se produce solo tres días después de que la Procuraduría General de la Nación impugnó la decisión proferida por una sala de conjueces del Consejo de Estado, en la que anuló la destitución proferida en contra del general (r) Álvaro Hernán Velandia Hurtado por la desaparición forzada de Nydia Érika Bautista, y frente a la cual la propia familia adelanta acciones para impedir que estas decisiones  del Consejo de Estado consoliden la impunidad frente a los responsables de este crimen.


GRUPO INTERDISCIPLINARIO DE DERECHOS HUMANOS (GIDH)
Los actos de agresión en contra de la Fundación Nydia Erika Bautista constituyen el segundo ataque grave en contra de organizaciones integrantes de la Coordinación Colombia – Europa – Estados Unidos en menos de una semana. El pasado viernes 25 de mayo los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Derechos Humanos, con sede en Medellín, fueron objeto de graves amenazas de muerte en contra de sus integrantes. Como en el caso anterior, la Fiscalía no ha mostrado voluntad para dar con los atacantes y poner fin a su persecución, a pesar de que sus ataques han sido reiterados, y están individualizados. Estas nuevas e inminentes amenazas obligaron al cierre de la sede esta institución.

 

PETICIONES
1) Por las razones expuestas, la CCEEU demanda de la Fiscalía General de la Nación una voluntad más decidida, diligente y comprometida para abordar las investigaciones por ataques a las organizaciones de derechos humanos. De manera especial, llama a que se reenfoquen las investigaciones de casos de amenazas y robos de información a las organizaciones de derechos humanos y a las organizaciones de víctimas y familiares de víctimas de graves violaciones a los derechos humanos, abordándolos como estrategias sistemáticas de persecución y hostigamiento a su labor, tomando las medidas urgentes y necesarias para detectar y capturar a los autores de estas actividades criminales, independientemente de las instituciones involucradas o del rango de los presuntos implicados, y dejando de abordarlos como lesiones al patrimonio económico de los afectados.

 

2) De manera especial la CCEEU, solicita al Director de la Unidad Nacional de Protección  brindar todas las medidas urgentes de protección requeridas por  Erik Arellana, su compañera, la también defensora de Derechos Humanos Gloria Cala funcionaria de DIAKONIA – Suecia y la Fundación Nydia Erika Bautista, lo mismo que concertar con los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Derechos Humanos – GIDH- las medidas necesarias para que
puedan seguir adelantando su labor con garantías adecuadas.


3) Hacemos un llamado al Programa de Derechos Humanos de la Presidencia de la República, al Vicepresidente, al Ministro del Interior y al Fiscal General de la Nación a que asuman los casos aquí denunciados, y todos los ataques  y persecuciones de que están siendo objeto las organizaciones e integrantes de las organizaciones de derechos humanos y de víctimas de violaciones de derechos humanos con un mayor compromiso, diligencia, eficacia y celeridad en las investigación de estos hechos, pues solo con resultados efectivos se logrará el desmantelamiento de las estructuras criminales y poner fin a la interminable cadena de actos de persecución y amenazas que están impidiendo a las organizaciones de derechos humanos y de víctimas adelantar su labor en un ambiente de libertades y garantías, como debería ocurrir en una sociedad democrática y que aspira a construir las condiciones para vivir en paz.

 

Coordinación Colombia – Europa – Estados Unidos"